SEO para universidades usando SEO tradicional y Google Scholar8 min read

Es bien sabido que la implementación de las estrategias de SEO, a la hora de pensar en posicionamiento web, no conoce barreras. En el momento que tratamos de ubicar cuál es la variante perfecta de posicionamiento orgánico para contenido académico, Google Scholar aparece en el horizonte más potable conocido de trabajo. Si vamos a los fines prácticos, encontraremos que es la herramienta perfecta para pensar en este tipo de SEO que a continuación te presentaremos.

Desde luego, pensar en posicionamiento SEO, automáticamente nos lleva a pensar en Google por motivos obvios. Es por esto que aplicar técnicas de A-SEO (Academic SEO) desde la perspectiva de Google, es la opción más buscada, y conocer su composición y funcionamiento es crucial para obtener mejores resultados.

Ahora bien, antes que nada cabe preguntarse dos cosas: ¿Qué es el SEO académico? o ¿Existen diferencias claras con el SEO tradicional? Partiendo de estas dos cuestiones vamos a explicarte el cómo y el porqué de la importancia de  Google Scholar en el mundo del posicionamiento orgánico de sitios web académicos o universitarios.

¿En qué consiste el SEO académico?

Vamos a remontarnos a los orígenes y al boom del comercio electrónico. El lapso de tiempo entre estos dos puntos se sirvió de una ayuda hasta entonces impensada: el SEO tradicional.

Desde la consolidación del internet como rey indiscutido de la telecomunicación, los parámetros de posicionamiento en buscadores fueron basándose en distintas reglas que los motores de búsqueda imperantes exigían. El boom del ecommerce como hoy lo conocemos, apoyado en las bases del SEO tradicional, abrieron un abanico enorme de posibilidades para los distintos contenidos que se ofrecían en la red. Obviamente, apoyado por el avance en distintas tecnologías que fueron acompañando el crecimiento de todas las plataformas de comercio electrónico conocidas hasta el momento.

De esta manera fue que distintas plataformas aparecieron para aportar lo suyo al mundo del SEO, cada una desde su perspectiva, y muchas de ellas con funcionalidades particulares. Así fue como, en 2005, nació Google Scholar, sentando las bases del SEO académico.

Las bases de este tipo de posicionamiento son claras:

  • Aportar contenido de valor desde el ámbito científico
  • Generar impacto a través de las publicaciones
  • Establecer una retroalimentación a través de las citas publicadas

A simple vista, si tomamos un poco de distancia, podemos observar que los postulados anteriores no difieren mucho del SEO tradicional en tanto comprendamos que el contenido es el rey.

Es así como Google Scholar emergió en medio de un maremágnum de información hasta entonces clasificada como académica, pero no organizada como tal a través de un algoritmo específico.

Google Scholar: el algoritmo

Cuando nos referimos a cualquier plataforma ofrecida por Google, hablar de su algoritmo es una tarea tan ambiciosa como inalcanzable.

Desde luego, este algoritmo le es propio y sus funciones no comparten exactamente las mismas cualidades del algoritmo tradicional. Para no entrar en especificaciones técnicas, vamos a contarte aquí cuáles son las particularidades que lo definen.

En principio, el punto de entrada para hablar de posicionamiento web desde el contenido, son las citas recibidas. Cada publicación propuesta por los autores deben responder a un material de calidad, respetando las reglas que deben tenerse en cuenta para los crawlers comunes de Google (evitar el copy paste o contenidos similares, generar contenido de valor, etcétera), pero encontramos aquí un punto disruptivo con el del SEO tradicional: en A-SEO  (Academic SEO) las citas son a los contenidos lo que en los clics son a los sitios en SEO.


La reciprocidad y el feedback entre autores en Google Scholar es un punto fundamental, sino el más importante a la hora de hablar de posicionamiento de material académico. En otras palabras, si tus papers no son interesantes… puedes imaginar el resultado.

SEO para universidades

Desde luego, la tarea no termina con Google Scholar. El SEO tradicional no debe ser dejado de lado si lo que estamos buscando es que tu sitio comience a posicionarse cada vez más alto en los SERPs.

A lo que nos referíamos anteriormente es a que el contenido es lo que más importa. Esta es una de las cualidades básicas del SEO. Entonces, la tarea de optimización nunca puede darse por finalizada cuando nuestro contenido recibe muchas reseñas. Lejos de ello, podríamos considerarlo como uno de los puntos extra otorgados por Google. Aún queda la optimización tradicional.

Al tratarse de universidades, existen factores que aportarán al “engagement” de los usuarios, por decirlo de alguna manera. O bien, tratándose de marketing digital, diremos que tus futuros alumnos (o tus prospectos) deberán disponer de más información acerca de las carreras y de las temáticas que proporciona la universidad  en la que comenzarán su futuro profesional.

Lo principal es un blog. 

No es necesario llevar a cabo un estudio de mercado tan grande como para identificar que no son pocos los casos de universidades que limitan su propuesta a la currícula y algunas pocas palabras sobre las carreras que ofrecen. Puedes tener por sentado que alguien que ofrezca más contenido al respecto, recibirá la atención tanto de los crawlers como de los interesados. 

Un blog es una herramienta fundamental en tanto comprendas que allí podrás incluir, además de información de las carreras que ofrecen las universidades, muchos más datos de la institución, de los profesores, de las investigaciones que se hayan realizado y de los premios que hayan recibido. Esto, sin lugar a dudas, dará cuenta en el imaginario público de la importancia que la institución le otorga a aquellos que ayudan a llevarla adelante en el día a día. Lo cual, a fin de cuentas, termina influyendo en el engagement de los usuarios.

Necesitas que tus futuros alumnos conozcan tu institución a fondo. Y ya que aquí estás aprendiendo a través del Growth Hacking cómo establecerte con SEO académico, queremos dejarte un consejo: “si el contenido es el rey, el contexto es Dios”.

Google Scholar y SEO tradicional: la estrategia perfecta

Combinar SEO y A-SEO (SEO Académico) es, sin lugar a dudas, la opción ideal para coronar a tu institución como campeona en un terreno tan ríspido como el posicionamiento orgánico de universidades.

Varias veces mencionamos lo importante que es el contenido para todos los algoritmos de Google. De acuerdo con esto, vamos a abrirte un nuevo horizonte de posibilidades. Piensa lo siguiente: tu institución cuenta con un capital humano de primera calidad. Los docentes que integran tu cuerpo educativo son especialistas en distintas áreas y cada uno de ellos debió haber realizado un trabajo de investigación sumamente importante en su momento (su tesis). Bien, es momento de considerar la posibilidad de ofrecerles mayor exposición frente a Google Scholar publicando sus trabajos. Recuérdalo: lo que estás intentando es posicionar el sitio de una universidad y el contenido es lo primordial. El frente de batalla debe estar conformado por los partícipes del día a día de la enseñanza.

Una buena estrategia, combinando lo mejor de ambos mundos, es determinar las palabras clave que conformarán las publicaciones. Y aquí tenemos una buena noticia ¡Tu trabajo de investigación ya está hecho! No tienes más que pensar qué es lo que vas a publicar en Google Scholar.

Ahora bien, ¿existe una estrategia perfecta a la hora de pensar en A-SEO?. La respuesta es absolutamente variable, desde cualquier punto que se lo observe. Partiendo desde un principio, hablar del posicionamiento orgánico en buscadores en su forma tradicional, implica entender que no existen reglas definitivas y absolutas a cumplir. Entonces, si extrapolamos esta visión del SEO y la observamos desde el punto de vista del SEO Académico, estaremos frente a una situación completamente similar.

Los puntos de comparación son claros:

  • Se debe cumplir con las normativas técnicas impuestas por Google
  • Tendrán que seleccionarse las palabras clave
  • Habrá que generar contenido auténtico e interesante para los usuarios, y este debe comenzar a posicionarse.


En este momento, para ejemplificar un poco más la situación, vamos a comprar el aspecto que más similitud comparten el SEO y el A-SEO: el engagement.

SEO tradicional y A-SEO en la práctica

En principio, puede que suene extraño. Pero decidimos llamarlo engagement a modo ilustrativo para el siguiente ejemplo. Imagina que tienes tu publicación colgada y Google Scholar ya la está indexando. Desde la propia plataforma, otros colegas tuyos dejan sus reseñas y comparten la información que tú proporcionaste, ¿verdad? Bien, ahora compara esa situación con la siguiente: una página de un sitio web tiene un post publicado, y el mismo está siendo compartido varias veces en redes sociales por los usuarios que la leen. En este punto, tanto el SEO Off Page como el A-SEO demuestran tener un punto de comparación clave. Es así que es fácil comprender por qué no son tan distintos, pese a las distintas reglas con las que se llevan a cabo.

Hablar de Google Scholar y de SEO Académico implicará para tí, desde hoy, hablar de un tándem indisociable. Sabemos que llevar adelante un trabajo de posicionamiento web en buscadores no es tarea rápida, ni mucho menos sencilla. Es por eso que desde Growth Hackers Club queremos que sepas que cuentas con nuestro apoyo. ¡Vamos a realizar juntos tus campañas de posicionamiento y que tu institución sea la triunfadora!