Cómo comenzar con Google Shopping y no morir en el intento8 min read

Históricamente, las intervenciones de Google en internet siempre han aparecido para facilitarnos la vida. Encontramos plataformas creadas por esta empresa para abarcar todos los aspectos de la web (Google Scholar, Google Tag Manager, Google Analytics, etcétera). El punto en común en todas ellas es que, a decir verdad, la estructura tan grande que se nos ofrece, muchas veces asusta. La plataforma de Google Shopping no es la excepción. No obstante, si llegaste a este post, el miedo de dar el primer paso ha quedado atrás.

Cada vez que nos enfrentamos desde el más absoluto desconocimiento a nuevas plataformas, la ansiedad aparece imponiendo barreras. Es momento de dejar ese miedo a un lado. Aquí conocerás a fondo el funcionamiento de esta gran herramienta y comprenderás paso a paso cómo debes hacer para comenzar a generar ingresos desde este tipo de ecommerce.

Si nos remontamos a los orígenes de Google Shopping, es imposible no hablar de Froogle, su versión original. Froogle, sin ir más lejos, es el nombre que se le dio a la estructura de ecommerce presentada por el gigante tecnológico, y nació a raíz de la combinación de las palabras froogle (económico) y, lógicamente, Google. Sufrió varios cambios desde su primera presentación en el año 2003: cambios de nombre, de estructura, de integración de productos, etcétera.

Google Shopping: el gigante entró en acción

Seguramente en algún momento pensaste en lanzar tus productos a internet. Montar un ecommerce lo ves como  un gran desafío, y como sabrás, existen varias modalidades en las que puedes hacerlo, ya sea tomando plataformas ya creadas (como magento, opencart, shopify, etc), estableciendo tu propio sitio, o a través de Google Shopping. No te preocupes si el miedo se apoderó de tí al momento de querer comenzar. Como ya te hemos dicho, el primer paso está dado.

Necesitas saber, antes que nada, que lo importante es comenzar. Existen una serie de pasos que debes llevar adelante para realizar las configuraciones necesarias, y una vez que lo hayas hecho, puede comenzar la magia.

Google Shopping se presenta como una oportunidad sumamente interesante a la hora de pensar en cómo llegar a potenciales clientes. Como veremos más adelante, la plataforma ofrece un sinfín de facilidades para que puedas lograrlo. Piénsalo de la siguiente manera: ¿te gustaría implementar desde abajo una campaña de Ads para un ecommerce? ¿O preferirías que Google se encargue de todo? Parece mentira, pero es así. La plataforma te ofrecerá toda la ayuda necesaria para implementar tanto tu tienda online, como las campañas que quieras realizar para publicar todos los anuncios que desees. 

Google Shopping: ¿cómo funciona?

Para comenzar, necesitas conocer la terminología sobre el tema. Vamos a comenzar con los anuncios. Olvídate de los anuncios publicitarios tradicionales. A los fines de que comprendas de qué va todo esto, diremos que los anuncios de Google Shopping constituyen la unidad mínima de publicación de productos.

Supongamos que entras a Google a buscar una mesa para tu cocina. Pongamos por caso que aún no tienes intención de comprarla. Simplemente viste una en la tienda de la esquina de tu casa y quisiste saber más al respecto. El buscador automáticamente te ofrecerá un catálogo de mesas previamente cargadas por tiendas online que otros oferentes hayan publicado en Google Shopping.

Este es el primer punto a tener en cuenta: la plataforma compara diversos atributos de los productos como precio, nombre, disponibilidad y siempre tratando de ofrecerte el mejor resultado. Es entonces cuando encontramos la primera diferencia con las tiendas online tradicionales, no vas a encontrar a una misma persona ofreciendo distintas variantes de un producto, encontrarás a varios vendedores compitiendo por esa venta. 

Ya que comprendes cómo es el mecanismo de funcionamiento, procederemos a explicarte cómo tienes que hacer para convertirte en un oferente.

¿Cómo comenzar a publicar tus productos?

Este es el único momento en que deberás hacer el trabajo duro. Comenzar a publicar tus productos en Google Shopping, en un principio, puede parecer una tarea ardua, pero verás que, con la práctica, esta dificultad desaparece. Incluso te encontrarás con la posibilidad de automatizar algunos procesos para aliviar esta tarea.

Para que puedas comenzar a publicar a publicar tus anuncios en Google Shopping, deberás realizar tres pasos:

  1. Darte de alta en Google Merchant Center
  2. Completar el Feed de Productos
  3. Crear una cuenta de Google Ads

Google Merchant Center es el sitio en donde tendrás que indicar a Google todos los datos relacionados con tu ecommerce. Es allí donde deberás registrar tu sitio web, configurarás locaciones, indicarás la moneda que vas a utilizar, entre otras cosas.

Lo verdaderamente importante, el punto en el que más cuidado deberás tener, es en el momento en que vayas añadir tu Feed de Productos, en otras palabras, tu catálogo de productos.

El Feed de Productos o de Datos, consiste en un archivo formado por una lista con los ítems que ofrecerás. Esta lista contiene una serie de atributos que hacen a los productos incluidos, debe actualizarse con cierta periodicidad (a la fecha son 30 días), y cuenta con especificaciones exclusivas y fundamentales que deberás tomar en cuenta:

Cada producto incluido debe contar con:

  • ID
  • Título
  • Descripción
  • Enlace
  • Enlace a una imagen
  • Estado
  • Disponibilidad
  • Precio

Una vez que hayas completado estos pasos, es el momento de vincular la cuenta de Google Ads con Google Merchant Center. Este puede considerarse el paso más sencillo puesto que estaríamos simplemente creando una campaña de anuncios tradicional, con la variante de que el tipo de campaña, en este caso, sería de “Shopping”.

Google Shopping vs Ecommerce Tradicional

Desde luego, hablar de ecommerce tradicional en contraposición a Google Shopping puede sonar un poco ingrato. Después de todo, Google Shopping sigue siendo ecommerce. Eso está claro, lo que hay que comprender aquí es que existen algunos puntos que deben tomarse en cuenta a la hora de pensar en comercio electrónico.

Por un lado, hablamos de ecommerce tradicional cuando nos estamos refiriendo al comercio en una tienda propia, donde no contamos con competidores en una misma pantalla. Por otra parte, las reglas de posicionamiento son diferentes cuando hablamos de un sitio web propio y cuando hablamos de algo que ya Google nos está ofreciendo sin dar tantas vueltas. De esto hablaremos a continuación.

Utilizar los anuncios de Google Shopping ofrece una ventaja que gana por supremacía: ¡estás apareciendo en la tienda de Google sin hacer SEO! Aquí no entran en juego las palabras clave ni las meta descripciones ni las especificaciones técnicas de programación web. Tu única tarea es crear el Feed de Productos con calidad en los nombres de tus productos, precios competitivos y siempre con la mejor oferta de disponibilidad en el mercado.

Ahora bien, es momento de atacar un tema sumamente importante, y que a simple vista pareciera una tontería: escoge muy bien los productos que vayas a ofrecer. ¿Parece tonto, verdad? Verás, los productos que vayas a presentar a la plataforma van a competir directamente con otros productos de otros competidores en un lapso de menos de tres segundos. Vamos a proponerte el siguiente ejemplo: imagina que tienes tu ecommerce montado en tu propio sitio web, y luego de leer este post de Growth Hacking decidiste abrir también tu tienda a Google Shopping. El precio, por lógica, no debiera variar, pero ahora estás compitiendo también con otras personas que quizá ofrezcan un producto muy similar al tuyo, pero a un precio más bajo. Recuerda siempre esto: las decisiones de los usuarios en Google no toman más de tres segundos.

La importancia de las campañas

Es momento de que comiences a pensar en las campañas que vayas a realizar. Algo que debes tomar en cuenta ahora que decidiste dar el primer paso es el siguiente: VE DE A POCO. De nada servirá invertir todo tu capital de una sola vez sin antes haber probado, y sin haberte equivocado en varias oportunidades.

Pongamos un caso práctico: si tu catálogo de productos tiene treinta mil unidades, no tienes por qué lanzarlas a todas al mismo tiempo. Tienes que darte tu espacio para entender cómo funciona la plataforma a fondo. Deberás conocer cuáles son aquellos que son idóneos para Google (recuerda, estás en medio de una guerra de precios). Es tu trabajo entender cuáles son aquellos que realmente te funcionan en la plataforma.

Para que seamos más específicos, imagina este escenario: en tu sitio web tienes dos productos que son complementarios, y al venderlos juntos la utilidad es mayor; pero por otro lado, en Google Shopping uno de ellos no tiene tanta demanda como el otro… no desperdicies tu presupuesto por querer ofrecer todo de una sola vez.

Llevar adelante una estrategia de campaña es sin duda el mejor consejo que podemos darte. Desde luego, cada estrategia será diferente en función al modelo de negocio establecido, a los productos que se ofrezcan, al presupuesto del que dispones, entre otras cuestiones.

En Growth Hackers creemos que es fundamental que antes de comenzar a desenvolverte en el mundo de Google Shopping, entiendas a fondo su funcionamiento. Aprender a llevar adelante las campañas no es tarea fácil, pero sabes que cuentas con nuestro apoyo para comenzar a desarrollarlas.