Tips de SEO para optimizar el contenido de tu sitioTiempo de lectura: 9 min

Tips de SEO para optimizar el contenido de tu sitio

Es muy probable que sepas que la optimización de un sitio web puede tener dos orígenes: en un sitio creado o en uno completamente nuevo. No obstante, en lo que al SEO respecta, en ambos casos se deberá cumplir con una serie de reglas, las cuales no escapan fácilmente al conocimiento público de los especialistas en optimización para motores de búsqueda.

Ahora bien, son muy frecuentes los casos en los que aquellas personas que se encargan de subir contenido a las páginas web, no son las mismas cuya tarea consiste en optimizarlo. Y eso, muchas veces, se traduce en un error el cual puede obligar a pagar un alto precio.

En efecto, un redactor de sitios web y un redactor SEO deberían contar con los mismos conocimientos. De esta manera, más allá de la experticia con la que pueda llegar a tener alguien que no conozca de optimización web, si el contenido no cumple con las reglas básicas, posiblemente todos los esfuerzos sean en vano.

Tal es así que hemos decidido redactar este post con un conjunto de consejos que pueden ayudar a que el contenido de tu sitio web cumpla, de base, con todos los requisitos mínimos para que la indexación en los motores de búsqueda sea verdaderamente un éxito.

SEO para redacción

Hacer una identificación de los tipos de palabras clave que existen en la optimización para motores de búsqueda, puede ser difícil si intentamos no caer en los más duros de los tecnicismos. No obstante, es importante que todos los redactores SEO cuenten con esta información básica, aunque sea desde un punto de vista un poco más “tácito”. 

Esto es así puesto que, de no definir desde un principio los tipos de palabras clave que se utilizarán, difícilmente pasarán dos cosas:

  • Que el contenido se posicione correctamente
  • Que se obtenga una alta cantidad de lectores

Como seguramente habrás notado, ambos puntos están fuertemente vinculados. Y esto es así porque, en lo que respecta a una suerte de cimientos principales (desde el contenido) referidos al sitio web, el más mínimo error podría desencadenar un efecto dominó de consecuencias contrarias a las que esperamos.

Tipos de palabras clave

De esta manera queremos dejar en claro que definir el tipo de palabra clave a utilizar es una de las tareas principales de los redactores. Esto se debe a que no todas las keywords servirán siempre para todos los contenidos (lógicamente, desde el punto de vista de la indexación).

De base, apuntando a la redacción SEO, existen dos tipos de palabras clave: las de investigación y las transaccionales.

El nombre, por sí mismo, define a cada una. Las de investigación hacen referencia a las que apuntan a ampliar cierto contenido referido a la keyword en cuestión, y las transaccionales a aquellas que apuntan a generar algún tipo de conversión (generalmente monetaria) referida a lo mismo.

Encontraremos que todo va a depender del análisis que se realice y de hacia dónde se enfocará el contenido en cuestión. Es decir que el enfoque siempre va a cambiar, dependiendo de aquello que hayamos decidido hacer. Por ejemplo, si lo que decidimos es vender, será necesario que utilicemos keywords transaccionales. Y, por otro lado, si lo que decidimos es informar, las que tendremos que emplear son las investigativas.

Otros tipos de palabras clave

Desde luego, podríamos definir muchísimos tipos de palabras clave. Por un lado, podríamos hacer una división orientada en función a aquello que nos hayamos propuesto como objetivo, como es el caso de las que acabamos de conocer. Y por otra parte, podríamos tomar por caso otro tipo de keywords, perfiladas a las búsquedas y al posicionamiento a futuro del sitio. En este último caso podríamos encontrar a las keyword de tipo long tail o a las de tipo short tail

Encontramos también que hay otras subcategorías. Un tipo particularmente interesante para analizar es el de las concordancias. Encontramos tres divisiones que pueden ser muy interesantes a la hora de pensar en la visualización de nuestro contenido indexado en la SERP de Google. Y esto es especialmente útil a la hora de pensar en el tipo de conversión que queremos conseguir a futuro.

Aplicación práctica de tipos de keywords

Encontraremos entonces, en relación a la búsqueda e indexación, a las keywords de concordancia amplia, a las de concordancia exacta, y a las de concordancia de frase. Decimos que esto es particularmente útil desde el punto de vista del contenido indexado en las páginas de resultados puesto que, observando el modo en que algunas palabras clave aparecen al ser buscadas, podremos perfilar aquellas que a nosotros nos sean convenientes de utilizar.

Para entender esto a fondo, te proponemos el siguiente ejemplo: busca en Google las siguientes palabras clave según el tipo de concordancia:

  • amplia: Messi
  • exacta: Messi selección argentina
  • de frase: Messi camiseta

De este modo encontrarás que la visualización de las palabras seleccionadas, siempre será diferente según el objetivo al que el creador del contenido haya apuntado. En este sentido, notarás que, precisamente, anteriormente hablamos de “subdivisiones” dentro de los dos tipos principales mencionados. 

De esta manera podrás notar, por ejemplo, que los dos primeros tipos (amplia y exacta) pueden considerarse de tipo investigativa, mientras que la tercera (de frase) responderá al tipo transaccional.

Desde luego, estamos hablando de contenidos generados por distintos sitios web y mostrados de diferentes maneras. Lo que debes tener en cuenta es cómo utilizar estos tipos de palabras clave dentro de tu estrategia SEO para que puedan jugar siempre a tu favor. Y, está claro, teniendo en cuenta que siempre debes definir de antemano el objetivo que persigues con el contenido que estás creando.

¿Qué son las entidades y cómo se relacionan con las palabras clave?

Ahora que ya comprendes a profundidad el modo en que deberás comenzar a plantearte el uso de las palabras clave, será necesario interpretar el modo en que Google “comprende” lo que indexa. 

Al momento de pensar en cómo potencializar el alcance de las publicaciones (en sí, de las palabras clave) que vayas a realizar, deberás tomar fuertemente en consideración el concepto de las entidades. Para Google, una entidad literalmente puede ser cualquier cosa. Estamos hablando de un objeto, un nombre, una persona, o hasta incluso una idea.

Una palabra clave, a los efectos de su búsqueda, puede tener una o varias entidades relacionadas. Precisamente, de eso se trata el concepto de entidad. Ésta tomará alguna de las “formas” anteriormente mencionadas en relación a tu palabra clave elegida. En síntesis, podríamos decir que las entidades son todos aquellos conceptos que podrían ser lingüísticamente representados con un sustantivo.

Ejemplos de entidades

En efecto, al momento de pensar en posicionamiento de entidades, según la patente de Google, se deberán tener en cuenta cuatro factores:

  1. Relación: este factor se manifiesta como tal cuando dos entidades se hacen referencia frecuentemente. Por ejemplo, esto es lo que verías si estuvieras en México y buscaras tanto la palabra clave “Presidente” como la palabra clave “Presidente de México”. El algoritmo no haría distinción alguna en virtud a que sabe dónde estás al momento de hacer la búsqueda.

Esto se da de esta manera puesto que ambas keywords coexisten en el motor de búsqueda de Google frecuentemente, y ambas con un peso de autoridad verdaderamente importante, a tal punto tal que siempre se verá reflejado el mismo resultado.  

  1. Notabilidad: Google emplea una fórmula que está en la patente para determinar qué tan notable es la entidad. Aplicándola, podrá indicar que mientras más valiosa es la entidad y más bajo es el valor de la categoría o tema en la que está “compitiendo”, más alta es la notabilidad. Esto último está determinado en función a aspectos tales como enlaces, reseñas, menciones y relevancia.
  1. Contribución: este punto está directamente relacionado al SEO puro y duro. Está determinado en función a señales externas tales como enlaces y reseñas.
  1. Premios: aplicable sólo al caso de los nombres y las personas. Este parámetro mide premios relevantes que ha recibido una entidad (Nobel, Emmy, Oscar, etcétera).

Identificar estas entidades y utilizarlas en tus textos te ayudará muy fuertemente a aumentar el alcance de las notas que vayas a publicar. Recuerda: en SEO, una entidad siempre estará relacionada a una palabra clave. Entre más entidades se identifiquen con la keyword utilizada, más posibilidades tendrá de aparecer en los resultados más altos.

Utilizar más de una entidad implica que Google cuente con la opción de mostrar nuestro sitio web con una cantidad más amplia de términos de búsqueda. 

SEO desde el contenido, una tarea diaria

Es importante que comprendas que todo sitio web debe adaptarse constantemente a los cambios que los motores de búsqueda (Google especialmente) determina que deben realizarse en el día a día.

Puede que hayas optimizado todo el contenido de tu sitio web el día de hoy. Pero no necesariamente cumplirá con los parámetros establecidos dentro de algunos meses. Y aquí entran en consideración algunos puntos importantes tales como el storytelling o el copywriting. Específicamente vamos a recalcar la importancia de la autoridad de dominio.

Más allá de todas las implementaciones técnicas que realices en tu sitio, el contenido siempre es el rey. Y los usuarios (consumidores finales del mismo) serán los jueces que determinarán la utilidad o no de aquello que hayas puesto para su deleite. 

Ahora bien, si los contenidos que publicas verdaderamente son originales, auténticos, y le otorgan un valor agregado a los usuarios, ten por seguro que serás recompensado (tanto a nivel backlinks como a nivel shares, por ejemplo). Y esto, en conjunción con otros factores, hará a un alto puntaje de autoridad de dominio. Esto indicará que tu web es verdaderamente útil y merecedora de una buena posición en los resultados de Google.

No obstante, que tengas un buen puntaje en este sentido no quita que debas mantenerte al tanto de los cambios que surgirán en las indicaciones de Google de aquí al futuro. Recuerda que en el SEO nunca está todo dicho, y lo que hoy pudo beneficiarte, mañana podría jugarte una mala pasada respecto a la indexación.