SEO: Elementos Disparadores y Tags que Hacen la DiferenciaTiempo de lectura: 8 min

SEO: Elementos Disparadores y Tags que Hacen la Diferencia

El posicionamiento orgánico en buscadores, es decir el SEO, está compuesto por múltiples factores. Todos ellos, con distintas cualidades, harán a la posterior indexación del sitio web que se esté optimizando.

Es importante que tengas en cuenta, desde un principio, que estos elementos tienen, por llamarlo de alguna manera, distinto “peso” a la hora de considerar su injerencia en el posicionamiento. Es por esto que, para contar con un sitio robusto (claro está, desde esta perspectiva), deberás conocer cuáles son los elementos que se consideran como “disparadores” del SEO.

Estamos hablando de elementos, desde luego incluídos en el sitio web, que hacen la diferencia. Lo que ocurre es que, ya sea con intención o por pura casualidad, un sitio web puede haber sido creado respondiendo a los factores “clásicos” del posicionamiento. Estamos hablando de un H1 por página, de las keywords, de las meta descripciones, e incluso de las imágenes. 

No obstante, existe mucho más dentro del mundo del posicionamiento orgánico. Es decir que existen algunos elementos creados pura y exclusivamente para tal fin, ya sea por aportar valor al usuario, por ayudar a los crawlers a cumplir su tarea, entre muchas otras opciones. Y hoy veremos algunos de ellos.

Elementos disparadores básicos del SEO

Es momento de hablar de los aspectos que llevarán el SEO de tu sitio a otro nivel. Para ello, primero tenemos que ahondar en dos elementos indispensables para los crawlers que analizarán tu sitio. Estamos hablando de los archivos robots.txt y sitemap.xml

El archivo Robots

Cada vez que se realicen cambios en un sitio web, es sumamente recomendable “avisar” a Google lo que se acaba de hacer. De esta manera, el motor de búsqueda entenderá todos los cambios de una manera mucho más rápida y efectiva

Generalmente, todos los sitios web cuentan con un archivo de texto incluído en su directorio raíz, el cual es llamado “robots”. Gracias a él podremos comunicar a los motores cuáles son las URLs de nuestro sitio que no queremos que sean indexadas. Un caso práctico muy común es el de la URL de acceso al panel de administración.

En cuanto al archivo robots, existen algunas directrices de uso para tener en cuenta. Se trata de las tres órdenes que deben incluirse. Estamos hablando de los siguientes comandos:

  • user-agent: el cual indica a qué crawler se le está hablando
  • allow: que avisa lo que está permitido indexar
  • disallow: el cual avisa lo que no debe estar habilitado para su indexación

El archivo Sitemap

Este archivo tiene la función de contener toda la información relacionada con la estructura del sitio web. Precisamente, su tarea es informar a los motores de búsqueda sobre ello.

Existen sitios web que muestran cambios constantemente. En su caso, el sitemap supone una ayuda para el buscador. Simplemente será necesario indicar cuál es la URL que ha modificado su contenido en Google Search Console.

Un caso también común (y sumamente recomendable para WordPress) es el que se da al utilizar el plugin Rank Math. Éste generará el sitemap del sitio y lo enlazará automáticamente a Google Search Console.

Ahora bien, una aclaración que creemos pertinente que sepas: nada te dará la garantía de que Google vaya a respetar lo que le hayas indicado. Todas las indicaciones incluídas en el archivo sitemap.xml son simplemente sugerencias que se le hacen al motor de búsqueda respecto de qué indexar.

Tags que hacen la diferencia en SEO

Uno de los aspectos que harán que tu sitio web destaque de la media, es aplicar lo que se conoce como SEO internacional. Esta “variante” del posicionamiento orgánico hará referencia a todas aquellas cuestiones que ayudarán a los motores de búsqueda a saber en qué país está mostrando el sitio web en cuestión.

Lo que ocurre, es que el motor de búsqueda debe entender a qué país corresponde cada dominio. Y esto es así puesto que los sitios pueden funcionar de diferente manera según cada región. Además, puede que los dominios no lo identifiquen en su CCTLD (Country Code Top Level Domain).

Etiqueta href-lang

Ahora bien, desde la perspectiva del SEO internacional, Google podrá distinguir qué URLs posicionar para cada país gracias a una etiqueta de tipo alternate llamada “href-lang”. La función de este tag es especificar a los bots cuál es el idioma y la región de cada página.

Esto es así ya que puede que el sitio web que se esté optimizando cuente con varias palabras clave diferentes a posicionar para una misma palabra, pero que varían según la región. Es decir, quizás la palabra a posicionar sea “automóvil”, la cual en México comúnmente se pronuncia “carro”, o en Argentina “auto”, y así sucesivamente según la región.

Esta etiqueta se ubica en el archivo HTML que conforma al sitio web, y también puede colocarse en el sitemap. En efecto, pese a su utilidad, no ayudará a aumentar el tráfico que llega a la página, no obstante sí ayuda a mostrar el contenido ideal para el público correcto.

El modo en que la etiqueta es agregada al HTML deberá responder según el idioma y el país al que se esté haciendo referencia. De esta manera, por ejemplo al hablar de una web orientada a méxico, la etiqueta estará conformada de la siguiente manera: “es-MX”

Podríamos decir entonces que este tag cumple la función de ayudar al motor de búsqueda a mostrar la versión correcta de la página en los SERPs. Y esto lo consigue basándose en la localización y en las preferencias de idioma de cada visitante del sitio.

Códigos de estado y etiqueta canonical

Los códigos de estado (o códigos de respuesta) son avisos enviados por las páginas web según la situación en la que se encuentren en un momento determinado. Existen muchos tipos de códigos. Todos ellos servirán para el SEO de la web que se esté tratando, puesto que ayudarán tanto a no perder autoridad de página como para poder transferir esta misma de una página a otra.

Podríamos decir que las páginas web “están vivas”, es decir, cambian todo el tiempo. Y lo que ocurre, precisamente, es que Google debe interpretar esos cambios de la forma más económica que le sea posible, es decir, invirtiendo la menor cantidad de tiempo y esfuerzo necesarios.

¿Qué códigos de estado existen?

Tomemos por caso las URLs. Si una web cambia su URL y no se le da aviso a Google, se perderá todo el trabajo de SEO y de interlinking realizado. Para ello, justamente, existen los redireccionamientos. En principio diremos que son mecanismos para avisarle a los motores de búsqueda (y, lógicamente a los servidores), que la página a la que se accedía ingresando a la URL A, ahora está en la URL B.

A grandes rasgos, estos son los posibles códigos de estado que una página web puede devolver:

  • 200: este código indica que todo está bien
  • 301 (o 308): el cual indica que hubo un cambio definitivo en la URL
  • 302 (o 307): que indica que la redirección realizada simplemente es temporal
  • 404: que indica que la página no existe
  • 410: el cual ocurre cuando un contenido se borra a propósito, sabiendo que ya no va a volver a existir
  • 500: cuando existe algún error en el servidor
  • 503: que refiere a que la página no está disponible por un error temporal del servidor

Respecto a los códigos 301 y 302 (los de redireccionamiento), lo que ocurre es que los motores de búsqueda transferirán todas las señales SEO a la página nueva. Estamos hablando del rank page, de la autoridad de dominio, etcétera. Esto, lógicamente, ocurrirá en los casos que se trate de un redireccionamiento 301.

Estos códigos fácilmente pueden verse tanto en Google Search Console como en varias otras herramientas de auditoría de SEO, tal como es el caso, por ejemplo, de Screaming Frog.

Etiqueta canonical

Esta etiqueta tiene una funcionalidad clave para el posicionamiento orgánico en buscadores. Se aplica, básicamente, para “salvar” al sitio web de las penalizaciones en las cuales podría llegar a incurrir por tener contenido duplicado.

Respecto a sus funciones, diremos que, por un lado, se encarga de decirle a los crawlers enviados a recabar información de las webs, cuál es la versión de la URL que se deberá indexar.

Esto puede salvar errores incluso no intencionales. Es decir, hasta antes de saber que tu sitio debería incluir esta etiqueta en su HTML, cada vez que lo indexabas, lo hacías desde, por ejemplo, las dos variantes posibles de una misma URL, tal como veremos a continuación:

https://tusitioweb.com o bien, https://www.tusitioweb.com

Aunque no hayas tenido intención de hacerlo, Google ya ha interpretado que tienes dos contenidos exactos, lo cual, sin lugar a dudas, te hará incurrir en una penalización innecesaria.

Debes saber que todavía existen más formas de ingresar a una misma URL. Es por ello que utilizar la etiqueta “canonical” es sumamente importante.

Hasta aquí has visto algunas de las prácticas un poco más “profundas” que el SEO te sugiere que realices para continuar optimizando tu sitio web. Desde luego, quedan muchas más que deberás seguir aprendiendo. Para continuar aprendiendo más al respecto, recuerda que puedes seguir navegando por nuestro sitio web.